• ADVIENTO MISIONERO 2016


    Recursos para vivir el tiempo de Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Reparte las estrellas que anuncian la Navidad
  • REVISTA GESTO


    Ha llegado el momento de ponerse en camino para Navidad
  • REVISTA SUPERGESTO


    Adviento y Navidad momentos para decir no a la indiferencia

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Manual: La Animación Misionera hoy

Eloy Bueno de la Fuente y Roberto Calvo Pérez acaban de publicar “La Animación Misionera hoy” un manual para entender y asumir la Misión.





"La Animación Misionera hoy" es un breve manual, 72 páginas, editado por Mundo Negro, con una clara orientación formativa e informativa que recoge – como dice su subtítulo – “6 temas para trabajar en grupos parroquiales y misioneros”.

Busca responder a preguntas como: ¿Qué es la Animación Misionera? ¿Europa y España son tierra de Misión? ¿Por qué la Animación Misionera se define como un ministerio eclesial? ¿Son misioneras nuestras comunidades cristianas?

Los seis temas terminan con un cuadro para orientar el trabajo en grupo con referencias bíblicas, preguntas sobre lo leído, y la adopción de dos compromisos que hagan que la misión esté más presente en el día a día de cada cristiano y de la Iglesia. Los mismos títulos de los temas invitan a profundizar: Teología de la Misión hoy; La Animación Misionera que necesitamos; La Iglesia Local: nace de la Misión y vive para la Misión; Primer Anuncio del Evangelio (en España hoy); La Animación Misionera en España; El SCAM hoy en España. Este último capítulo en clara referencia a quien, de alguna manera, inspira este pequeño libro, al Servicio Conjunto de Animación Misionera (SCAM). Un organismo formado por las congregaciones e instituciones de carácter misionero que, desde hace tantos años, aportan su creatividad y su carisma a la animación misionera en España.

Sin duda alguna, un manual que ayudará, incluso como reflexión personal, a todo el que esté interesado en una verdadera animación misionera. Aquella que, como dice el manual, aspira “a que la misión universal esté en el corazón de la vida eclesial para que todos los cristianos sientan la misión ad gentes como responsabilidad propia, en la que se está participando en comunión con los misioneros”.


OMPRESS, noviembre 2016

Misioneros por el mundo viajo al sur de Mozambique

“Misioneros por el Mundo” presentó el pasado 2 de Diciembre, los rostros de tres misioneros, tres historias de las 13.000 de entrega y generosidad que protagonizan los misioneros españoles en distintos lugares del mundo. 

El programa regresó a Mozambique en este caso al sur, donde viven el sacerdote mercedario Juan Carlos Cabrera; la religiosa Pilar Boves, de las Hijas de María Madre de la Iglesia; y el franciscano Enrique Bascones.

Juan Carlos Cabrera nació el 30 de julio de 1965, en El Puig (Valencia). Trabaja en la diócesis de Xai-Xai, que preside un obispo nativo (Lucio Andrice Muandula), ayudado por un obispo español, el también mercedario Alberto Vera, al que hemos podido ver en otro programa de “Misioneros por el Mundo”. Según los últimos datos (de 2014), casi el 18 % de la población de Xai-Xai (1.700.000 habitantes) es católica. La diócesis cuenta con una treintena de parroquias atendidas por otros tantos sacerdotes, entre ellos Enrique Bascones,nacido el 6 de abril de 1941 en Payo de Ojeda (Palencia). El padre Bascones, misionero Franciscano, dirige un centro nutricional que atiende a niños enfermos, también será uno de los protagonistas del programa de mañana.


La misionera Pilar Boves, es asturiana. Después de sus destinos misioneros en México y Colombia, se encuentra en Mozambique desde hace tres años. Allí atiende una “escolinha” comunitaria a la que asisten unas 60 “criancinhas” de 3 a 5 años, y donde se atiende también a muchas madres. En un testimonio enviado a OMP en 2014 desde Moamba, confesaba que vive alegre “en este pequeño pueblo, con gentes que tienen muy pocos bienes materiales (carecen incluso de agua, que recogen del río), pero que poseen la riqueza del corazón y un sentido de compartir muy grande”.


El pasado programa “Misioneros por el mundo”  viajó a la Selva Alta de Perú, para presentarnos a Alfonso Tapia, Casilda, Casilda Rilova, Felicidad Labrador y Margarita Torrecilla, cuatro misioneros que han hecho de su vida un servicio a los más pobres por Amor a Dios.

Si te perdiste este programa puedes verlo ahora pinchando aquí:
Fuente OMP España

Intención misionera del Papa

"Para que los pueblos de Europa redescubran la belleza, la bondad y la verdad del Evangelio que dan alegría y esperanza a la vida" es la intención misionera para el mes de diciembre.



Precisamente, este año, el 2 de julio, se reunían en la plaza Stachus de Múnich, Alemania representantes de comunidades cristianas de diferentes países de Europa, obispos, jóvenes y grupos musicales. Fue la manifestación “Juntos por Europa”. El Papa les envió un mensaje sobre la fe y Europa:

“Europa está llamada a reflexionar y a preguntarse si su inmenso patrimonio, permeado de cristianismo, pertenece a un museo o, sin embargo, es todavía capaz de inspirar la cultura y donar sus tesoros a toda la humanidad”, decía el Papa. “La historia de Europa es la de un continuo encuentro entre el cielo y la tierra: el cielo indica la apertura a lo trascendente, a Dios, que siempre ha distinguido al hombre europeo; y la tierra representa su capacidad práctica y concreta de afrontar situaciones y problemas”.

El Papa alababa que tuvieran como objetivo claro “traducir los valores esenciales del cristianismo en respuesta concreta a los desafíos de un continente en crisis”. Les recordaba que “Dios siempre trae novedad”, por lo que todos estamos “llamados a mostrar su novedad en la vida y hacer florecer así los frutos del Evangelio, frutos nacidos de las raíces cristianas, que desde hace 2000 años nutren Europa”.


Y terminaba el Papa Francisco: “En la Europa de las naciones, vosotros dais testimonio de que somos hijos del único Padre y hermanos y hermanas entre nosotros. Sois una semilla preciosa de esperanza, para que Europa redescubra su vocación de contribuir a la unidad de todos”.

Fuente OMP ESPAÑA

Como tú, misionero…

En la fiesta de San Francisco Javier, Patrono de las Misiones, recordamos a los misioneros que enamorados del Evangelio han decidido anunciarlo hasta los confines de la tierra

Hoy, en la fiesta de san Francisco Javier, patrón de las Misiones, lo recordamos a él y te recordamos a ti, querido misionero. Porque vemos en ti su reflejo y deseamos para ti la santidad de nuestro patrón.

Como tú misionero… que estás en Camboya, Mozambique, Ecuador o Albania.
También san Francisco Javier recorrió cientos de millas para predicar el Evangelio durante once años en Oriente.

Como tú… que has tenido tantas dificultades para aprender el idioma de tu pueblo, pero lo has hecho por amor, para situarte entre tu gente como uno más y hablarles de Dios en su lengua materna.
También san Francisco Javier constató “la dificultad para entender las lenguas de los pueblos y para hacerse entender por sus auditorios”, pero no claudicó ante los obstáculos porque era demasiado importante la tarea que tenía entre manos.

Como tú… que abandonaste una carrera universitaria, un trabajo, o a tu familia.
También san Francisco Javier abandona los títulos, los estudios y el triunfo para embarcarse rumbo a las Indias e iniciar el período más fecundo de su vida: el misionero.

Como tú… que has mostrado energía y pasión al responder a la llamada. 
También el “Divino impaciente” se consumía en deseos de dar más gloria a Dios y procurar el bien de los hombres.

Como tú… que eres el trotamundos del Señor.
También san Francisco Javier, en apenas once años, “se hizo presente en los cinco continentes y recorrió no menos de 70.000 kilómetros, casi dos vueltas a la tierra”, sólo por predicar el Evangelio.

Dora Rivas,
OMP Comunicación con los misioneros

II de Adviento: Convertíos

Es el tiempo de la misericordia para todos y cada uno, para que nadie piense que está fuera de la cercanía de Dios y de la potencia de su ternura. Papa Francisco, Misericordia et misera, 21




Is 11,1-10: Juzgará a los pobres con justicia.
Sal 71,1-2.7-8.12-13.17: Que en sus días florezca la justicia y la paz abunde eternamente.
Rm 15,4-9: Cristo salvó a todos los hombres.
Mt 3,1-12: Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.


Si el primer domingo de Adviento empezaba con paso firme con la invitación a la vigilancia, la de este segundo domingo de Adviento no es menos impactante: "Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos". Es la apremiante llamada de un Dios que nos quiere salir al encuentro, que se quiere dar a cada uno, que se regala sin pedir nada a cambio... pero, sin embargo, no se puede imponer sino que necesita de la libre aceptación de cada uno. Dios está muy cerca, no es un Dios lejano; él está presente en los corazones de sus hijos, creados a su imagen. Además en Jesucristo se nos revela y entrega de modo pleno.

La llamada del profeta que recoge el evangelio es muy bella: "Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos". La imagen nos habla de un Dios cercano, más bien, que se acerca; que está en movimiento, que no se queda apartado o aislado, sino que se pone en camino. La tarea del hombre es que ese camino sea lo más llano posible, sin baches, sin tropiezos. Preparar estos caminos es el empeño espiritual por la conversión; conversión es dirigir hacia Dios nuestros pensamientos y sentimientos, nuestras actitudes, nuestros actos... enmendar, enderezar, corregir todo aquello que no responde al don que Dios nos hace de acercarse a nosotros.

La conversión es un reto apasionante cuando pensamos que no hay proporción entre nuestro esfuerzo y el don que recibimos, que es Dios mismo. A Juan Bautista la presenta el evangelio de hoy con la misión de llamar a conversión; buena parte de la misión de la Iglesia estriba también en hacer esta llamada, que sale del corazón de Dios para que reconozcamos su cercanía.

La acogida que brindamos a Dios empieza por la conversión de nuestra manera de pensar; dice san Pablo que la Escritura es "para enseñanza nuestra". Por eso, Infancia Misionera propone en su Guía de Adviento para esta semana cuidar la formación cristiana.que poseen la riqueza del corazón y un sentido de compartir muy grande”.


Juan Martínez 
Obras Misionales Pontificias España


Infancia Misionera propone a los niños en su guía Adviento Misionero 2016 para esta segunda semana de Adviento la formación para conocer la Biblia y los evangelios y así conocer como era la actuación de Jesús y los valores que nos propone para que intentemos imitarle y vivir como el vivió.




Fallece en Jerusalén el franciscano Félix del Buey

Este pasado mes de noviembre fallecía en Jerusalén el franciscano español Félix del Buey. 


Nacido en Figueruela de Arriba, provincia de Zamora, entró muy joven en la Orden, en la provincia franciscana de Granada. Se ordenó sacerdote en 1950. Un hombre dedicado a los estudios desde sus primeros años, se doctoró en Filología Románica el 13 de octubre de 1986. Gracias a su preparación literaria, dio clases en diversos institutos, sobre todo en la ciudad de Osuna, en la provincia de Sevilla, además de en Estepa, donde fue superior del convento. Después sería Rector de la Basílica de San Francisco el Grande de Madrid. Pidió en esta época poder continuar su ministerio en Tierra Santa, al servicio de la Custoria franciscana.
Fray Félix llegó a Tierra Santa el 12 de octubre de 1999, y pronto, además de otros servicios, se convirtió en un guía eficaz de los peregrinos que llegaban a los Santos Lugares. Continuó con su actividad de traductor y escritor, con obras relativas a Tierra Santa. Son suyo títulos como “El pobre que repartía amor”, sobre la figura de San Francisco, Santa María de Regla; La Leyenda de la Virgen de Regla en el Teatro Barroco Español, Tierra Santa (dos volúmenes de 1.024 páginas)… Su colaboración en la revista “Tierra Santa” proporcionó informaciones preciosas sobre la vida en los Santuarios de Tierra Santa para los lectores de España, Portugal y América Latina.

La edad le obligó a retirarse a la Enfermería de San Salvador, en el mismo Jerusalén, donde siguió durante muchos años llevando adelante su apostolado de “confesor”, prácticamente hasta la última semana antes de su muerte.