• Reza y ayuda a las Vocaciones


    22 de abril- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Llamada, respuesta y Misión


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa Vocaciones


    "Escuchar, discenir, vivir la llamada del Señor"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en colegios e institutos

viernes, 20 de abril de 2018

“Misioneros por el Mundo” en Tokio


OMPRESS-TOKIO.  El próximo domingo 22 de abril, Misioneros por el Mundo – el programa de TRECE, con la colaboración de OMP - presenta el testimonio de algunos de los 128 misioneros españoles que permanecen en Japón. Los más de 370.000 km2 de superficie que tiene el país son considerados por la Iglesia territorios de misión y son ayudados por Obras Misionales Pontificias (OMP). Pero, ¿cuál es el reto de los misioneros en este país “tremendamente rico” donde la gente parece no necesitar a Dios? Los misioneros presentan algunas de las pobrezas de esta sociedad opulenta.

La madrileña Beatriz Cavestany, misionera de Cristo Jesús es una “enamorada de Japón”; pero no está en Japón porque le guste su cultura, sino porque tiene “un contrato con Dios”. Hay otras españolas de Congregación en la comunidad de Nagareyama (Prefectura de Chiba): Ana María Díaz, de Santiago de Compostela; Montserrat Montagut Freixas, de Barcelona; y Magdalena Vicent González de Burriana (Castellón). En esta casa tienen grupos de alcohólicos anónimos, grupos de Catequesis, y un Jardín de Infancia. La mayoría de los niños no son católicos, aunque se les habla de Dios y aprenden a rezar, y a veces esa llamita enciende años después el interés por la Iglesia.

Ante el preocupante problema de los suicidios en Japón (unos 30.000 al año), Beatriz afirma que la gente necesita cariño y que se la escuche, para sentirse fortalecida. En la Prefectura de Chiba hay una residencia de mayores en la que la misionera visita a una anciana católica viuda a la que conoció en la parroquia. La soledad de los ancianos es otro de las grandes pobrezas de este rico país.

Beatriz vive con otras dos misioneras españolas de Cristo Jesús, ambas valencianas: Amparo Franco Burguera y Mª Antonia Sanz. Amparo trabaja con los refugiados asiáticos y africanos en el Centro de Migraciones. En 2016 solicitaron refugio casi 11.000 personas de las cuales sólo 29 pudieron regularizar su situación. La misionera confiesa que sigue en la misión porque “intenta responder pobremente a la llamada”. Mª Antonia cree que “la misión es tu país” (y eso que ella no quería ir a Japón y estuvo una semana llorando cuando la enviaron).

Entre las Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento se encuentran tres religiosas ancianas: Mª Carmen Medina Arselene, una madrileña de 98 años; Cándida Flores Rosado, extremeña de 104 años; y Mª Victoria de la Cruz, una malagueña a la que no le pesan sus 110 años, porque es “tan feliz como hace 20 o 30 años. Entre los recuerdos misioneros centenarios estas religiosas citan el de recoger a “las chiquitas que andaban por la calle”, a las que primero le daban cariño para luego poder corregir. Estas ancianas misioneras afirman que misión les ha dado “alegría”. No hay duda, vemos a la hermana Mª Victoria tocando las castañuelas para celebrar que es la misionera española más longeva.

En el centro social de los jesuitas en Tokio, el jesuita salmantino Juan Andrés Vela ayuda a los inmigrantes a superar las barreras de la burocracia y el idioma. El padre “Ando Isamu”, que tiene nacionalidad japonesa desde hace 30 años, trabaja sobre todo en el apostolado es social, detectando los problemas de la sociedad para poder hacer una contribución a la Iglesia. Desde este centro se lucha por la abolición de la pena de muerte, que apoya el 86% de la población japonesa. También desde una escuela para inmigrantes (donde hay 25 niños y unos 30 adultos) el padre Ando enseña el idioma japonés a un grupo de inmigrantes (trabajadores filipinos), y les ayuda resolver sus papeles con Inmigración.

En la Universidad Católica de Sophia ‒que el Papa Pío X encargó construir a los jesuitas‒, espera el padre Vicente Bonet, de origen valenciano. El misionero reconoce la “peculiaridad” de la misión en Japón; un país donde la gente “no necesita a Dios, viven bien y además están muy ocupados, porque trabajan mucho, muchas horas y no tiene tiempo libre para pensar en Dios”. El padre Bonet llegó a Japón en los años 60, a un país pobre que había perdido la guerra y en el que había un poco más de apertura al cristianismo; esta apertura ha involucionado a medida que el país se consolidaba económicamente. No obstante, el misionero afirma que ese progreso no ha contribuido a solventar los problemas “psicológicos” de Japón. El sacerdote describe su misión diciendo que se trata de que la sociedad sea “cada vez más humana”, que redescubra el valor de la persona.

lunes, 16 de abril de 2018

La vocación se hace cada día


Con motivo de la celebración de la Jornada Mundial de Vocaciones Nativas el Padre  José Vu  (Thieng Truong) que pertenece a la congregación del Verbo Divino y actualmente es asistente Capellán de la Residencia Reina de la Paz en Zamora, ha querido dejarnos su testimonio.

"Vivo mi fe celebrando cada día la Eucaristía como centro de mi vida espiritual. Participo en la oración comunitaria. Personalmente ofrezco a Dios todos mis trabajos y toda mi vida, siendo consciente de que Él está conmigo. Intento vivir una vida de servicio, especialmente a los ancianos y enfermos, recordando el mandato del amor de Jesús.


Descubrí mi vocación cuando, de estudiante, estuve tres meses trabajando en una leprosería de Caritas. Había allí un leproso que había perdido las dos manos y una pierna, pero iba a misa todos los días. Le pregunté: ¿Por qué tienes fe? Él me contestó: “Dios me ama, tú eres la mano de Dios que me cuida”.  Entonces me dije: Si Dios quiere que sea su mano ¿Qué debo hacer?”. Entré en los Misioneros del Verbo Divino

Cuando me decidí a seguir mi vocación quise ponerme al servicio de los más pobres y necesitados. Además de estudiar, ahora estoy trabajando con los ancianos de la residencia Reina de la Paz. Las Hermanitas me ayudan a entender lo que significa dejarlo todo por los demás. Ayudo a los ancianos, pero ellos también me ayudan a mí a mantener mi fe.

Mis dificultades en la vida vocacional son: Vivir los tres votos de consagrado. La participación en la vida de la comunidad y tratar de seguir la voluntad de Dios. Como Misionero que viene de un país lejano y diferente, también me cuesta adaptarme a las nuevas costumbres: El idioma, la cultura, la vida, la forma de vivir y expresar la fe…

Seguir mi vocación ha enriquecido mi vida, recibo a Cristo en la Eucaristía, creo firmemente que la vida sólo vale la pena cuando se entrega  a los demás. Con la ayuda de mi director espiritual y de las personan que caminan conmigo soy capaz de enfrentarme a los desafíos que supone mi vocación. La  vocación se hace cada día y se pone a prueba cada día. La fidelidad es lo importante."


 P. José Vu  (Thieng Truong)

 Misioneros del Verbo Divino

domingo, 15 de abril de 2018

Vocaciones Nativas: relevo de los misioneros


Las vocaciones nativas son los jóvenes que son llamados al sacerdocio o a la vida consagrada en los territorios de misión.

Estos jóvenes han recibido el Evangelio de la mano de los misioneros. Los misioneros siembran la semilla de Evangelio en los países de misión y fruto de su trabajo la fe arraiga en los pueblos y las culturas de los países de misión.

Muchos jóvenes en las misiones han recibido la llamada del Señor al sacerdocio y a la vida consagra y han respondido "sí" para consagrase al Señor y ser el relevo los pastores que guían a sus pueblos.

Las vocaciones nativas representan el futuro de la Iglesia en las misiones. Son muy importantes para las iglesias locales y su número en los territorios de misión de África, América y Asia aumenta cada día.

En muchas ocasiones estas vocaciones carecen de recursos económicos para completar su formación como seminaristas o religiosos y religiosas. La Jornada de Vocaciones Nativas, organizada por la Obra de San Pedro Apóstol, está dedicada a la oración y la cooperación con estas vocaciones en las misiones.

Más información en https://www.omp.es/jornada-vocaciones-nativas/


sábado, 14 de abril de 2018

Crecimiento de las Vocaciones Nativas en los territorios de misión



El número de vocaciones que nacen en las misiones se ha multiplicado. Por poner un ejemplo, el número de sacerdotes nativos ha pasado de 46.932 a 88.138 en los últimos 30 años. Prácticamente se han duplicado, según los datos ofrecidos por Anuario Estadístico de la Iglesia Católica 2015 y Guía de las misiones católicas 1989, 2005 y 2014.

África y Asia tienen una gran cantidad de vocaciones sacerdotales. Si analizamos el número de seminaristas por millón de católicos, se nota que las vocaciones son más comunes en Asia (con 245,7 seminaristas por un millón de católicos) y en África (con 130,6). Europa (con 65,0) y América (con 53,6) ocupan los últimos puestos.

Los sacerdotes nativos atienden al doble de personas que la media universal. En las misiones, hay 38.126,11 habitantes por sacerdote, más del doble que la media universal (17.439,76 habitantes por sacerdote).

Estos datos demuestran la importancia de las vocaciones nativas para las iglesias locales. Su presencia es apremiante porque en la actualidad un sacerdote en las misiones atiende al doble de personas que la media universal.  

La Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y la Jornada de Vocaciones Nativas, que celebraremos el próximo 22 de abril, es una ocasión para apoyar con la oración y la cooperación a estas jóvenes vocaciones que muy a menudo tienen serias dificultades para seguir adelante en su formación por problemas económicos. Se puede colaborar con la vocaciones nativas con donativos y becas de estudio





viernes, 13 de abril de 2018

“Misioneros por el Mundo” en Timor Oriental


Timor es un pequeño país asiático con poco más de un millón de habitantes, en su mayoría católicos. Hasta allí viajamos de la mano de OMP con “Misioneros por el mundo”, en el programa que podremos ver en TRECE el próximo domingo 15 de abril a las 13 horas, después de la Misa.

Timor es un país que vive las secuelas de una ocupación y guerra que duró 24 años. El periodista Fran Mayoral destaca que en el país, “la fe resistió a las armas, y ahora el Evangelio les ayuda a mirar el futuro con esperanza”. Gran parte de esta actitud vital llegó a Timor de la mano de los misioneros. Una decena de misioneros españoles permanecen en el país. El programa nos dará ocasión de conocer a cuatro misioneros españoles, apuestan sobre todo por la educación de los jóvenes y la promoción de la mujer.

Juan Ángel Artiles, es un misionero claretiano nacido en Las Palmas de Gran Canaria. Lleva 8 años en Timor Oriental, aunque al principio ni siquiera sabía dónde quedaba el país, pero Dios le quería allí. Hoy atiende 16 capillas y 25 pueblos en el sur del país. En el programa le veremos en Aioan, una de las aldeas de la Parroquia “San Antonio María Claret”, de Tilomar-Salele, donde unas 40 familias viven mayoritariamente de la agricultura. Gente de una fe “muy asumida” y vivida naturalmente. Los claretianos forman a los jóvenes en el Centro de formación y residencia Claret (CTC), en Salele.

En Dili encontramos a Carmen Ramos Bravo, una salesiana madrileña que afirma que el país se quiere reconstruir y va tomando conciencia de su identidad. En el barrio de Comoro, en las periferia de Dili, convive con gente trabajadora y humilde, que “lucha por el pan día a día”. En el Colegio “María Auxiliadora”, las religiosas salesianas educan a 1.000 alumnos, apostando por “una educación con valores cristianos”.

El palentino Rubén Martínez Ortega es dominico. Desde la Catedral de Dili, cuya patrona es la Inmaculada Concepción, el misionero cuenta que los domingos el templo se llena en todas las misas y varias personas tienen que participar de la Eucaristía desde afuera. El padre Rubén es capellán en la Universidad de Dili desde hace dos meses. Una de las dificultades para la formación es el desconocimiento de otras lenguas que nos sean la local (que es muy pobre y en la que prácticamente no se publican libros, excepto los de la Iglesia).

El compañero del padre Rubén es Santiago Saiz González, otro dominico, en este caso burgalés, que desarrolla su ministerio en Dili como profesor de Teología en el Seminario Mayor. El misionero afirma que el país está en un momento muy “rico de vocaciones”. En el Seminario “San Pedro y San Pablo” hay 160 seminaristas y 230 sacerdotes diocesanos. Los veremos en su vida diaria: rezando entre cantos, estudiando en clase de Teología y jugando el fútbol.

TRECE emite “Misioneros por el mundo” los domingos a las 13 horas (después de la Misa). También puede seguirse el programa TRECE TV directo: http://trecetv.es/directo.

domingo, 8 de abril de 2018

Crónica del Encuentro Misionero de Jóvenes 2018


 Álvaro Gacho Temprano, nos cuenta la crónica de este encuentro de jóvenes celebrado en el Escorial este fin de semana.

Pocos foros en la Iglesia tienen un rostro tan joven como el que durante estos días (6-8 abril) tiene el XV Encuentro de Jóvenes Misioneros, que organizado por Obras Misionales Pontificias se desarrolla en el Escorial.

Nuestra Delegación Diocesana de Misiones en esta ocasión, está representada por 11 jóvenes de “Universitarios en Misión” (Pastoral Universitaria) que este verano tendrán, junto al director del Secretariado, una nueva edición de Misión en Angola durante el mes de Julio.

157 Jóvenes de 31 Diócesis de España participan en el mismo. También diversas congregaciones, asociaciones de laicos, movimientos que en definitiva manifiestan en su pluralidad de Carismas, la Misión ad Gentes de toda la Iglesia.

La dinámica del sábado comenzó con la acogida hecha por palabras del señor Arzobispo de Pamplona y el trabajo de la mañana, lo podríamos resumir con la palabra “Conocerse”. Distribuidos por pequeños grupos todos los participantes pudieron conocerse entre sí e intercambiar sus motivaciones y experiencias en torno a la Misión. Se elaboró un calendario en el cual se señalaban las personas y las fechas que cada uno destacaba por su significado en su vida en clave de búsqueda y encuentro con Dios. A veces cada circunstancia nos parece aislada y aleatoria, como si de un movimiento Browniano se tratase, sin embargo, cuando dejamos que Dios actúe en nosotros somos capaces de ver como cada punto se conecta con el anterior y nos encamina a Su propósito. Nada sucede por casualidad. La mañana concluyó con un momento de oración.

Tras la comida se trabajó sobre el discurso vital de José en el libro del Génesis y el de Steve Jobs. Una mesa redonda en la que una contemplativa, un experto en discernimiento y el director de cine Paco Arango dieron sus testimonios. Especialmente impactante resultó el de este último cuando refirió experiencias de acompañamiento a niños con cáncer y su compromiso como cineasta. El día concluyó con la celebración de la Eucaristía presidida por el Secretario de la Conferencia Episcopal. Jornada de reflexión sobre el Ser de cada uno de nosotros y de nuestro propósito misionero.

La jornada del domingo estuvo marcada por testimonios misioneros, en los cuales participaron en distintos proyectos. Todos los relatos se centraban en la Misión como motor de cambio en el Espíritu. Posteriormente se procedió a una reflexión hecha desde Pastoral Juvenil por parte del Secretario Nacional de Pastoral Juvenil de la CEE. La dinámica se basó en un diálogo abierto ante la celebración del próximo Sínodo y la responsabilidad de los jóvenes en la misión de la Iglesia. Los jóvenes como semilla para que la Misión siga creciendo, para ello reflexión sobre la gran heterogeneidad y saber llevar la misma en Comunión, trabajando juntos, sin perder la identidad de la realidad en la que nos movemos. Finalizada la Eucaristía presidida por el señor obispo de Coria-Cáceres concluyó todo con la comida y la vuelta a las diócesis de origen, primer espacio de Misión para todos y especialmente también para los jóvenes.

Un encuentro que valoraríamos como una experiencia positiva de Encuentro, Reflexión, Compromiso y Estímulo.

Álvaro Gacho Temprano